sábado, 29 de octubre de 2011

¿DONDE?

Es apenas un instante, un momento, un segundo en el que uno equivoca el camino. A partir de ahí cada paso que damos nos aleja cada vez mas de nosotros mismos.
No tenemos conciencia de los errores que cometemos, apenas una sensación, una pequeña voz interior que nos dice “algo está mal”. Y aunque esa vocecita está ahí seguimos adelante, ignorándola, equivocándonos, casi a conciencia.
Lo ves venir. Sabes que eso que estás por hacer va a cambiar todo, y así todo lo haces. Ya te perdiste, ya te vaciaste, ya te equivocaste, ya te fuiste, ya te perdiste, ya te traicionaste. Y ahí te miras al espejo y ya no te reconoces, hay otro que te mira, te pregunta “¿Dónde fuiste? ¿Dónde estás?”.
Un error lleva a otro error. Es tan fácil equivocar el camino y tan difícil volver de eso… Es un impulso, un momento irracional, y ya no hay vuelta atrás. Incluso cuando tenemos buenas intenciones un error puede cambiar todo, romper todo. Ya estás perdido, errado, extraviado, si no tienes rumbo ¿A dónde podrás ir?
Hay alertas, hay advertencias, pero no las escuchamos y vamos directo al error.
Errar es hacer algo pensando solo en nosotros y nada en los demás. ¿Qué nos pasó? ¿Por qué nos equivocamos tanto? ¿Por qué fuimos tan débiles?
Cuando cometiste error tras error no puedes ni siquiera quejarte, ni ese derecho tienes.
Corres, te desesperas, pero cuando tomaste el desvío el tiempo de regreso es más largo. Porque en tu desvío causaste dolor, heridas que tardan mucho en sanar. El dolor se transforma en resentimiento, en tristeza vieja, inolvidable.
Ya no soy el que era, ya no eres el que eras ¿Dónde estás? ¿Dónde estamos?
Quieres volver el tiempo atrás, quieres volver a ser quien eras, pero ya es tarde.
Los errores del presente son las tragedias del futuro. Corres pero ya es tarde, y mientras corres, tu alma llora, porque sabes que tendrías que haber escuchado esa vocecita, ese murmullo en tu corazón que te decía que estabas equivocando el camino.
Corres y corres pero ya es tarde, solo puedes mirarte al espejo y preguntarte ¿
Dónde estás?

ES MEJOR!


Porque la vida pasa frente a tus ojos lentamente, es mejor no esperar nada de nadie que estar esperando siempre. Es mejor ser pesimista que llevarse una desilusión, la falsa esperanza se encarga de que no entres en razón. Llora, hasta que alguien consiga hacerte sonreir, sonríe hasta que alguien te haga llorar, las cosas van así. Sueña para desperarte por fín de un sueño peor.

You're a victim of your own mind.

Felices dieciseis pequeña:)

Mi niña, mi Paula.
Esto no es por tus diecisesis, esto es por nuestros ocho, por nosotras, por ti.
Pues... qué decirte ya que no sépas ¿verdad?, es que, con el paso de los años, ya ni siquiera te considero algo "importante en mi vida" simplemente te has convertido en algo "imprescindible" ¿sabes? esas personas con las que sin decir nada te lo dices todo, con las que puedes estar tardes enteras sin decir nada y no sentirte incomoda por los silencios, esas personas que sin hacer nada fuera de lo normal te proporcionan la felicidad de cada día, esas que cuando te ven la cara de lejos, o escuchan tu voz a través de un telefono saben como te sientes mejor de lo que lo sabes tú misma, a las que les puedes confiar todos, todos tus secretos y estar completamente tranquila porque es como si se los contaras a tu "yo interior", sí, esas personas, yo te considero así, más que una "simple" mejor amiga, más que una "simple" hermana, algo más allá, algo que no sé describirte, que en tan poco, te has echo tan, tan grande en mi corazón; porque ocho años, comparados con los que nos quedan, no son nada, y lo sabes, porque cuando a ti te hacen daño, Paula, lo siento yo, y que si tu estás triste, yo contigo, y que seré lo que quieras que sea, por ti pequeña, te lo prometo, lo que sea, y no sé, qué más... si ya lo sabes todo, todo lo que haría por ti, todo lo que tú eres para mi...
Muy felices dieciseis mi pé, te amo más que a mi vida.

Nothing.